higiene dental

Date un tiempo… y crea buenos hábitos de higiene dental

Hablando de higiene dental, nuestra invitación para ti como padre de familia, es a darte un tiempo para ayudarles a tus hijos a evitar los malos hábitos dentales.

Si bien los padres son los que fomentan muchas veces los “malos” hábitos en sus hijos, también son los únicos que pueden erradicarlos

No importa si tu hijo tiene 2 o 15 años, nunca es tarde para ayudarles a evitar los malos hábitos que pudieran llegar a tener. Trata que tus hijos dejen los malos hábitos hablándoles con amor y confianza.

Los niños aprenden mirando a otros, principalmente a sus padres, si no les enseñas a tus hijos desde temprana edad esos principios básicos de higiene, buenos hábitos, responsabilidad, etc. Nadie más lo hará.

Principales malos hábitos que afectan la higiene dental y tu salud

Hábito de succión 

Este hábito consiste en chuparse el dedo, se presenta principalmente cuando los niños son muy pequeños, en algunos otros casos después de los 3 años. Este problema afecta la posición de los dientes, provocando deformidad en el paladar, mordidas abiertas o una salida del maxilar superior, además de deformar los dedos de las manos.

Habito de respiración bucal

Este hábito principalmente se presenta en niños que respiran por la boca, ya sea por obstrucción de vías aéreas, o bien simplemente comodidad,  colocan la lengua en una mala posición y esto puede ocasionar mordidas abiertas y avances mandibulares, es decir, la mandíbula se va hacia adelante.

Hábito de deglución en la higiene dental

En este mal hábito principalmente los niños colocan en una posición inadecuada la lengua. Colocan la punta de la lengua entre los dientes superiores e inferiores, provocando que la mandíbula se vaya hacia adelante y la mordida se abra. 

Hábito de dientes como herramienta

Los dientes no se hicieron para usarlos como herramientas, no son destapadores, ni corta uñas, ni sacapuntas, ni quita grapas, ni tijeras para cortar las bolsas de las papas o el hilo para coser. Utiliza las herramientas creadas para hacer estas funciones NO los dientes.

Hábito de piercings afecta la higiene dental

Inflamación de encías, infecciones, dolor, dientes lastimados e incluso la pérdida de algunos dientes, estos son los problemas secundarios que están ocasionando el uso de los piercings. Las personas que utilizan piercings en la boca (lengua o labio) pueden tener problemas gingivales severos, contracción de las encías e incluso la pérdida de alguno de los dientes.

Hábito de rechinar y apretar los dientes

El estrés principalmente es el causante de que rechines y aprietes los dientes, cuando duermes o cuando estás despierto. Esto puede causar problemas de salud dental mucho más serios de los que puede imaginar. Si padeces este problema tu dentista puede ayudarte con técnicas sencillas para evitar el problema. 

Hábito de fumar o masticar tabaco deteriora tu higiene dental

No solo los dientes se vuelven amarillos u oscuros, la sonrisa pierde su brillo y belleza, sino que puede causar cáncer oral, daña las encías ocasionando problemas periodontales y en casos muy severos la pérdida de los dientes. 

Hábitos alimenticios

Los excesos de azúcar incluidos en las bebidas gaseosas, dulces, chicles, etc. Aunados a una escasa o pobre higiene dental, fomentan la aparición de caries y en casos más serios problemas de perdida de los dientes. Puedes leer más sobre como evitar las caries.

Habito de mala higiene dental

No hay tiempo para limpiarte tus dientes ni ayudar a tus hijos a hacerlo,  no tienen tiempo de ir al dentista. Créeme que Invertir un poco de tiempo en lo básico como es la higiene dental, te traerá a ti y a tus hijos beneficios físicos, sociales y económicos, ya que tendrán una mejor dentadura, sonrisas más brillantes y tus gastos con el dentista serán mucho más económicos.

Como ayudar a tus hijos 

Pon atención en tus hijos, identifica a tiempo cuales son los malos hábitos que tiene, para ayudarlos a prevenirlos y sigue estos sencillos pasos.

  1. Motiva a tus hijos a través del ejemplo, a masticar, respirar y hablar correctamente. Nuestro programa HOPE para niños puede ayudarte mucho.
  2. Por la noche verifica si tu hijo está durmiendo succionando el  dedo con la boca, si es así, retíralo suavemente para no despertarlo. Si después de los 3 años continúa con el mal hábito, será necesario visitar al especialista a fin de motivarlo a que deje la succión sin castigarlo.    
  3. Si por la noche respira con la boca abierta, ciérrasela con cuidado.
  4. Que tu hijo no vea que utilizas los dientes como herramientas para abrir o cortar objetos para los que no fueron creados. 
  5. Enséñale a tus hijos buenos hábitos de limpieza dental, cepillando tus dientes tres veces al día, usando hilo  y enjuague dental, además de acudir periódicamente al dentista.
  6. Evita que tus hijos consuman en grandes cantidades dulces o refrescos, etc.
  7. Evita en lo posible el tabaco. 
  8. Si aprietas o rechinas los dientes, acude a tu dentista, a través de una técnica sencilla él podrá minorizar ese problema. Él te podrá corregir el bruxismo.
  9. Si usas un piercing es importante que sepas, que debes visitar con mayor regularidad a tu dentista.

Realmente necesitas hacer una pausa y darte tiempo, para reflexionar acerca de que las cosas que haces en tu vida cotidiana, impactarán en tu salud dental y la de tus hijos. Prevenir es mejor. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_MXSpanish